Zonas Tratamientos Attiva Radiofrecuencia

—————————————————

CARA

Con el paso del tiempo, todo el tejido de la cara comienza a caerse por la fuerza de gravedad, debido a la pérdida de las fibras elásticas en la piel. Este efecto es más evidente en el área de la mandíbula y el cuello, pero también es visible alrededor del cuello y la frente.

PECHO

Los senos están compuestos de grasa, glándulas, conductos de leche y un conjunto de tejidos conectivos. A medida que la mujer envejece, el tejido de los ligamentos conectivos se estira y pierde su elasticidad, la flacidez es  inevitable.

BRAZOS

El problema de la flacidez en los brazos se produce por dos cuestiones puntuales: acumulación de grasa subcutánea y el deterioro de la piel. Y es que esas ‘alas de murciélago’ delatan la pérdida de firmeza, que se manifiesta en un primer momento junto a la axila y se extiende toda la zona.

ABDOMEN

El paso del tiempo frena la producción de colágeno y elastina, fundamentales para la elasticidad de los tejidos. La grasa se va acumulando en el abdomen, ya sea por la edad o por malos hábitos alimenticios y falta de ejercicio.

PIERNAS

El paso del tiempo se refleja de la flacidez, estrías y celulitis, el sedentarismo y una mala alimentación son las dos causas principales de la aparición de la piel de naranja, pero existen otros factores como la predisposición genética o los problemas hormonales.

GLÚTEOS

Cuando el almacenamiento de grasas no se armoniza con el desgaste de éstas, se produce un aumento en la talla corporal. Así las células grasas aumentan su tamaño y empujan la piel creando pequeños abultamientos, la piel de naranja.